articulos orientacion a padres

El bebe, mis padres y mis suegros: cómo solucionar conflictos

Cuando llega el primer bebé a la familia no solamente nace un padre y una madre, también nacen los abuelos y las abuelas. Es un nuevo papel y de a poco habrá que ir acomodándose a él.

Los Conflictos entre Padres y Abuelos


Como parte de estos conflictos, puede haber desacuerdos sobre los métodos de criar a los chicos.

Es posible que a algunos abuelos les cueste respetar el papel que sus propios hijos realizan como papás y quieran imponer sus propias ideas. Suelen surgir diferencias entre padres y abuelos por la educación de los nietos.

 Cuando los abuelos pretenden ejercer de padres en vez de abuelos, saltando por encima de los padres empiezan los problemas.

El otro caso típico son los desacuerdos en la cantidad de tiempo en que los abuelos participan en la vida de nuestros hijos, sea por mucho o por poco.

Los abuelos actualmente tienen una vida más activa, trabajan, salen con amigos, hacen deportes. Puede ser que los padres demanden a los abuelos en el cuidado de los nietos en demasía.. 

También puede suceder lo contrario, que los abuelos no tengan freno y quieran estar constantemente con sus nietos.

En ambos casos, si esto no se aclara se crea un clima de tensión familiar.

Pueden aparecer celos, competencia, enfado y angustia entre padres/suegros e hijos/nueras/yernos.

Lo cual también suele traer problemas dentro de la pareja. “Tu no le pones límites a tu mamá”, “tu papá llama todo el día por teléfono”, “vino tu mamá y le dio chocolate al niño”, “tus papás están todo el día metidos en casa”…

Cada uno tiene su lugar

Los abuelos no tienen que educar a los nietos. Ésta es una responsabilidad de los padres. Los abuelos ya educaron a sus hijos. Entonces, el lugar de los padres es educar a sus hijos.

Los abuelos están para jugar, consentir, divertirse con sus nietos y echar una mano a los padres.

También, los abuelos son los encargados de transmitir las tradiciones y la cultura familiar. Historias, costumbres, anécdotas, recuerdos, travesuras, que van pasando de generación en generación y que son propias de esa familia en particular y de la cultura en la que vive esa familia.

Creando Acuerdos

Si los abuelos van a visitar o cuidar a los nietos, la idea es que haya un acuerdo entre las partes en cuanto a la cantidad de tiempo y las normas de crianza.

Para eso, es necesario que entre los padres y los abuelos exista una relación donde se cree un espacio para el diálogo, en la que haya respeto a los tiempos e ideas del otro.

Los abuelos pueden aportar ideas, contar su experiencia y hacer comentarios a sus hijos pero no imponerse sobre las decisiones de ellos.

Por ejemplo, si los padres deciden que su hijo no toma Coca Cola, no está bien que los abuelos se la den igual saltando por encima de la decisión paterna, como tampoco estaría bien que los abuelos descalifiquen a sus hijos delante de los nietos “¿por que no le das un poquito, todos los chicos toman?”.

Los padres deben poner en claro cuales son las pautas de crianza con las que se manejan con sus hijos y estas deben ser respetadas por los abuelos.

Hay que recordar que si bien los abuelos pueden dar su opinión y expresar lo que sienten, la decisión sobre la crianza de los niños es de sus padres.

En Resumen

Los abuelos tienen derecho a decidir qué cantidad de tiempo disponen para cuidar de sus nietos, sin tener que renunciar a su vida social o laboral.

Los abuelos tendrán que renunciar a tomar las decisiones y ceder ese lugar a sus hijos. Puede ser que no estén de acuerdo con la manera en que sus hijos crían a sus nietos.

Ojo, si los abuelos comienzan a dirigir, dar ordenes, criticar las decisiones, instalarse en la casa de sus hijos violando la privacidad de la familia, probablemente sus hijos querrán verlos cada vez menos.

Se creará un clima de tensión y distancia que no le hará bien ni a los abuelos ni a los padres, y mucho menos a los nietos.

Deja tu comentario