articulos embarazo y maternidad

Maternidad y Crianza ¿De qué hablamos cuando hablamos de respeto?

Escuchando a las Mamás:

  • Quiero dar la teta por seis meses pero no puedo tomarme más permisos en el trabajo
  • A veces no aguanto más a mi bebé y me da mucha pena,me siento muy sola, no tengo a nadie que me ayude
  • Mi bebé tiene 8 meses y ya no quiero darle más la teta, me siento muy mala mamá, ¿está muy mal si no le doy más?
  • hand-o-right
    Yo quiero ir a cesárea programada porque tengo miedo y no soporto el dolor, pero mis amigas me dicen que tengo que parir como “mujer” y sentir cómo sale el bebé
  • hand-o-right
    Estoy destrozada, tengo que volver a trabajar y no puedo ni pensar tener que dejar a mi bebé siete horas en la guardería
  • hand-o-right
    Estoy cansada, agotada, tengo ganas de llorar y a veces quiero salir corriendo de casa ¿no se suponía que ser madre y tener un bebé era una felicidad total?
  • hand-o-right
    El pediatra me dijo que ya es hora de que duerma en su cuarto pero yo todavía no quiero y me angustio mucho
  • hand-o-right
    No me gusta sacarme leche, me duele…pero se supone que la leche materna es mejor…

La maternidad es ambivalente, compleja y no es si conflictos.

Hay muchas teorías sobre crianza de niños, están van variando con la época, el momento histórico, la cultura, los avances científicos, etc.

La crianza respetuosa tienen que ver no solo con criar a los hijos desde el amor y el respeto sino también, con ser respetuoso de las elecciones de cada familia:  peridural, cesara por elección, parto no intervenido, lactancia materna, biberón, etc.

Es tan valido querer parir con el apoyo de la pareja, como querer parir con un equipo entero de profesionales apoyándote, querer parir a oscuras, con mucha luz, en el agua, con la psicóloga sosteniéndole la mano, con una cesárea programada, etc.

La tarea de los profesionales es informar pero muchas veces esta información esta sesgada, no se explican los riegos o se oculta o tergiversa parte de la información que se le da a las familias.

Hay profesionales (pediatras, psicólogos, puericultoras, obstetras, etc.) que imponen, no toman en cuenta el deseo, la necesidad, las posibilidades y la cultura de cada familia.

El “Empoderamiento” de la mujer poco tiene que ver con seguir dogmas o posturas extremas, sino con la capacidad de poder conectarse consigo mismas, con el bebé, intuir,  empatizar y desde ese lugar poder elegir con libertad.

Por otro lado, las legislaciones que fomentan la lactancia materna o el parto respetado no están acompañadas por políticas públicas que permitan llevar a cabo lo planteado en estas leyes.

Cuántas mujeres no pueden acceder a la anestesia epidural porque el hospital no cuenta con anestesista. Cuántas mujeres se ven obligadas a interrumpir la lactancia por tener que volver a sus trabajos. Cuántas madres tienen que separase de sus bebes porque las licencias por maternidad son muy breves.

Conclusión

Las mujeres gestantes, puérperas y que crían niños pequeños están atravesadas por cuestiones, familiares, de pareja, biológicas, económicas, laborales, socio-culturales, espirituales y emocionales.

Por lo tanto el abordaje respetuoso e integral de la maternidad implica un abordaje transdisciplinario, generar redes de sostén y a su vez de políticas públicas que permitan vehiculizar las legislaciones vigentes.

Los dogmatismos y fanatismos producen culpa y angustia, no permiten elegir con libertad y están muy lejos de lo que tiene que ver con el respeto por el otro. Creo que el desafío actual es buscar un equilibrio que apunte a poder aceptar y respetar la diferencia.

Deja tu comentario